Los vacíos del desarrollo rural en Zacatecas

Por Marcos Pinedo Hernández / Dirigente Estatal Unorca
Para nadie es un secreto que el Desarrollo Rural en el Estado de Zacatecas ha presentado un vacío estructural que ha estado presente de manera permanente y que se ha heredado sexenio tras sexenio gubernamental, y en la mayoría de los casos, este vacío ha contribuido a que la situación del campo sea cada vez más aguda y compleja.

De esta manera cada sexenio vemos desfilar nuevos funcionarios en la conducción de la política pública de desarrollo rural; los cuales desde el escritorio y de acuerdo a criterios de su equipo de asesores, reinventan programas de gobierno de manera inercial, mismos que en la mayoría de los casos contienen un enfoque clientelar y asistencialista.

Estos días que en el marco de la realización de foros regionales convocados por legisladores de la LX Legislatura del Congreso del Estado de Zacatecas, se pone en la mesa de la discusión de la agenda pública de la entidad la realidad y retos que vive el campo, entre los que destaca: el desarrollo rural sustentable, la planeación y coordinación de políticas públicas con ese fin, la elaboración de programas de desarrollo rural y hasta la comercialización de la producción rural.

Algunos de los principales vacíos del desarrollo rural en Zacatecas son entre otros los siguientes:
Normatividad. Falta de una Ley Estatal para el Desarrollo Rural Sustentable del Estado de Zacatecas, misma que regule la planeación y coordinación de políticas públicas para el campo.

Visión. No se cuenta con una visión claramente establecida, en la que se argumente de manera teórica y conceptual el desarrollo rural; en todo caso prevalece el pragmatismo.
Planeación. No existe un mecanismo de planeación del desarrollo rural que mediante un esquema transversal se establezcan estrategias y líneas de acción en una perspectiva de mediano y largo plazo. En todo caso cada sexenio se establece un Programa Sectorial de Desarrollo Agropecuario del Estado de Zacatecas, mismo que no refleja ningún sentido de continuidad con el Programa Sectorial del sexenio gubernamental previo; tampoco guarda plena alineación con su equivalente a nivel federal, ni tampoco se articula con lo que año con año se establece en el Programa Especial Concurrente (PEC).

Profesionalización. Existe una notable fragilidad técnica de la mayoría de los mandos superiores de la SEDAGRO y SAGARPA. Asimismo la profesionalización de los mandos medios en la SEDAGRO pareciera algo inalcanzable; a pesar que desde el año 2004, se cuenta con la Ley del Servicio Profesional de Carrera del Estado y Municipios de Zacatecas.

De acuerdo con el Artículo 4º de la Ley antes mencionada, mientras los servidores públicos de los niveles jerárquicos de Director, Subdirector, Jefe de Departamento, Jefe de Oficina y Técnicos, debieran estar preocupados y ocupados en salir con buenos resultados en la evaluación del desempeño, como principal elemento para ser ratificado en sus puestos, promovido para un ascenso y en el peor de los casos removido cuando no le favorezca el resultado de dicha evaluación. Ante dicho vacío ahí se les ve sumidos en la incertidumbre y en la inercia, haciendo lo mismo de siempre; preocupados por caerle bien al jefe y por checar puntualmente su horario de entrada y salida de labores diarias, más allá de mejorar su productividad y del impacto de los resultados de su desempeño en el área de competencia.

Presupuesto. La designación del presupuesto a programas de desarrollo rural en el Estado de Zacatecas, atiende a prioridades de índole política, más allá de considerar elementos técnicos a la hora de distribuir y aplicar el presupuesto a nivel sectorial y regional. De esta manera la lista de beneficiarios de los programas sociales se genera de manera clientelar, más allá de considerar aspectos de marginación social o el impulso a proyectos que contribuyan realmente a elevar la competitividad del campo zacatecano.

CEDERS. El rol que juega el Consejo Estatal para el Desarrollo Rural Sustentable del Estado de Zacatecas (CEDERS), se caracteriza por un círculo vicioso de perversidad, en el que predomina la pasividad de los Consejeros, algunos de los cuales se encuentran subordinados a los funcionarios públicos por algún interés político o económico.

Destaca también la falta de análisis fundado y motivado en relación a los diversos temas que se discuten en la agenda del desarrollo rural de acuerdo al orden del día de cada sesión del Consejo. Tampoco existe como práctica generalizada el que los Consejeros presenten proyectos e iniciativas por escrito, orientadas a mejorar el desempeño institucional de las dependencias relacionadas con el campo, ni del mismo CEDERS. De lo antes mencionado, el resultado es que la toma de decisiones en materia de política de desarrollo rural en Zacatecas “se ha hecho en las rodillas y al cuarto para las 12”.

La UNORCA, de manera permanente ha venido manifestando sus análisis sobre la problemática del campo zacatecano y se han planteado algunas alternativas de solución, a través de los medios de comunicación, así como en su participación como miembro del Consejo Estatal para el Desarrollo Rural Sustentable y del Consejo Mexicano para el Desarrollo Rural Sustentable.

En relación a lo antes mencionado, comentó que el día 22 de julio de 2011, “solicite que el presupuesto para el campo en Zacatecas se orientara a cumplir metas”; para aquel momento se consideró necesario que las instituciones públicas del gobierno federal y estatal relacionadas directamente con la regulación y ejecución de políticas públicas y programas de desarrollo para el campo zacatecano, específicamente SAGARPA y SEDAGRO transparenten un balance de logros y pendientes en materia programático-presupuestal, en lo correspondiente al primer semestre del ejercicio fiscal 2011.

En el mismo sentido, señale que en el ámbito estatal urge que mediante un mecanismo de transparencia y rendición de cuentas, en el seno del CEDERS se institucionalice la presentación de informes de labores y de autoevaluación, tal y como lo llevan a cabo diversas dependencias del Gobierno Federal, mismas que por normatividad están obligadas a presentar ante su respectivo Órgano de Gobierno informes trimestrales en cada ejercicio fiscal, (informe de autoevaluación anual, informe de labores correspondiente al primer trimestre, informe de autoevaluación al primer semestre y el informe de labores relativo al tercer trimestre).

Tomando en cuenta lo antes señalado, es indispensable que en Zacatecas acabemos con el vacío legal generado por la falta de la Ley de Desarrollo Rural Sustentable; y ello traiga como beneficio el fortalecimiento de las políticas públicas de desarrollo rural sustentable en la entidad, que permita elevar la competitividad del campo zacatecano; el impulso de seguridad alimentaria en la entidad y proyectos estratégicos que generen valor agregado.

De entrada me permito mencionar que uno de los principales beneficios y quizá el de mayor relevancia de que el Estado de Zacatecas cuente con una Ley Estatal de Desarrollo Rural Sustentable, significaría el dejar de lado, “el espíritu de bombero” con el que actúan y toman las principales decisiones los encargados de la hechura y ejecución de políticas públicas de desarrollo rural en la entidad y transitar hacia un manejo más responsable en la conducción de la política pública para el campo del Estado.

Lo anterior, mediante mecanismos institucionalizados con visión de futuro, que permitan mejorar la productividad y competitividad del campo zacatecano en una perspectiva de mediano y largo plazo. Es decir, resulta indispensable que los agentes del desarrollo rural (servidores públicos de instituciones ligadas al campo, legisladores, dirigentes de organismos privados y de organizaciones de la sociedad civil), lleven a cabo un ejercicio integral de diseño, planeación, programación, ejecución, seguimiento y evaluación de políticas públicas con impacto social favorable en el desarrollo rural de la entidad; para lo cual será necesario se tomen acciones para atender asuntos importantes más que estar preocupados permanentemente por los urgentes.

Esto implicaría que más allá consumir tiempo, presupuesto y energía en atender los efectos de la sequía, o de cualquier otra problemática estructural o emergente que surge en el campo; en todo caso, se orienten los esfuerzos y recursos públicos, para corregir de raíz las principales causas que obstaculizan el desarrollo rural en la entidad.

Algunos posibles beneficios para el campo zacatecano, que se lograrían de instrumentarse la Ley de Desarrollo Rural Sustentable para el Estado de Zacatecas:

- Contar con una legislación local de desarrollo rural en Zacatecas, acorde a la realidad y prospectiva en la materia.

- Regular la planeación y organización de la producción agropecuaria, que incluya mecanismos de valor agregado, para mejorar la calidad de vida de la población rural.

- Instrumentar políticas públicas de bienestar social para los productores del campo.
- Planear de manera responsable el desarrollo rural sustentable, mediante el diseño, ejecución, seguimiento y evaluación del Programa Estatal de Desarrollo Rural, en una perspectiva de mediano y largo plazo.

- Redefinir las atribuciones y funcionalidad del Consejo Estatal para el Desarrollo Rural Sustentable, formado por Consejeros comprometidos, responsables de su función y debidamente acreditados; y considerar a nivel local lo en este sentido establece la última modificación al Artículo 25 de la Ley de Desarrollo Rural Sustentable, publicada el 12 de enero de 2012 en el Diario Oficial de la Federación.

- Coordinar el desarrollo rural sustentable en el que se articulen esfuerzos de las dependencias de niveles de gobierno federal, estatal y municipal.

- Fortalecimiento de la descentralización del desarrollo rural, mediante la municipalización de programas, así como la integración y óptimo funcionamiento de los Consejos Municipales para el Desarrollo Rural Sustentable.

- Consolidar los Distritos de Desarrollo Rural, como base de la organización territorial y el fortalecimiento de la gestión municipal.

- Impulsar la innovación en materia de ciencia y tecnología y gestión del conocimiento generado en el ámbito local.

- Potenciar el desarrollo de habilidades y el extensionismo rural.
- Impulsar mecanismos de capitalización rural.
- Mejorar la infraestructura para el desarrollo agropecuario.
- Fortalecer el Comité Estatal de Comercialización, así como de los Subcomités de Sistemas Productos.

- Incentivar mecanismos de administración de riesgos en el campo, mediante el impulso de la bolsa de negocios agropecuarios en Zacatecas.

- Impulsar acciones de bienestar social para atención prioritaria de zonas marginadas, mediante el incremento de la cobertura del Proyecto Estratégico de Seguridad Alimentaria (PESA).

- Regular los apoyos otorgados a quienes se dedican a la producción agropecuaria; como base para el establecimiento de Reglas de Operación de Programas Estatales que eviten la discresionalidad en el otorgamiento de recursos públicos.

A manera de comentario final, me permito señalar que son múltiples los posibles beneficios de contar con una Ley Estatal para el Desarrollo Rural Sustentable; solamente falta que los distintos agentes del campo hagan lo necesario para instrumentar la mencionada ley, y emitir su reglamento, y una vez aprobada y publicada, establecer el compromiso de que dicho ordenamiento legal no se convierta en letra muerta.

  • Delicious
  • Digg
  • E-Mail
  • Facebook
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Twitter

Comentarios (1)

  • Jorge

    Ahora resulta que esta basura de persona, se lanza como precandidato a presidente …

    porfavor señores de los partidos politicos. hay gente que vive en la calle que tiene mas valores que este ladron.

    les quitaba a la gente la totalidad de los beneficios de sus proyectos de plano.

    Responder

Enviar un Comentario

Email: contacto@zacatecashoy.com, Teléfono: 492-154-44-97 © 2011 ZacatecasHoy.com      Licencia Creative Commons Creative Commons Attribution 3.0 License

Desplazar hacia arriba