Noticias del Estado de Zacatecas, México|Miércoles, enero 22, 2020
Te encuentras en: Home » opinion » De reyes y otras historias…
  • Síguenos!

De reyes y otras historias… 

121692

Por Pedro Ferriz de Con
@PedroFerriz

Hubo gente que reflexionó si era necesario que se recibiera a unos reyes con dedicación y hasta delirio por la ceremonia que implica. ¿Debe un presidente semi paralizar su actividad de gobierno para desayunar, comer, cenar y turistear con la monarquía; en vez de dedicar su tiempo a lo que resulta indispensable de su atención? o de plano mejor pensemos que Enrique Peña Nieto está de adorno en la necesaria gerencia cotidiana que requiere un país para atender problemas: unos importantes, otros urgentes o incluso impostergables.

México no puede estar ausente al ritmo de su relación internacional. “Ni tanto que queme al santo, ni tan poco que le alumbre.” Si Felipe VI, Rey de España dedica al país su primer viaje a América Latina, bien vale atenderlo como merece. Fuera está de la duda, la necesidad del esmero de forma y fondo a un acontecimiento así.

Luego lo vemos en una “Cumbre” con vecinos zonales en la toma de sesudas reflexiones que marcarán el rumbo de nuestra relación. Perú, Colombia, Chile y México hermanados para progresar bajo la luz del entendimiento. Una bella forma de poesía diplomática que mezcla la utopía, la razón y las diferencias históricas que enlistan más deseos que realidades. Más el humo de ilusión que el terreno firme necesario para dar pasos de progreso.

Empleo, inversión, intercambio comercial… ¡intensa actividad! es lo que se esperaría de tal iniciativa.

“No es un acuerdo de libre comercio avanzado, es un espíritu de integración que no sólo mira temas económicos comerciales sino otros, como educación y los niveles de pobreza”, se dijo en la reunión, -que deseamos no vaya a ser en el ánimo de compartirla-

La reunión fue calificada por el Presidente colombiano Juan Manuel Santos, como la “tercera vía” para un crecimiento regional. Un pensamiento lanzado al aire igual que la carta que un niño ata a un globo lleno de helio.

México ha armado una red de 10 Tratados de Libre Comercio con 45 países (TLCs), 30 Acuerdos para la Promoción y Protección Recíproca de las Inversiones (APPRIs) y 9 acuerdos de alcance limitado (Acuerdos de Complementación Económica y Acuerdos de Alcance Parcial) en el marco de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI).

De 1994 con el TLCAN a la fecha, pasamos de ser una economía prácticamente cerrada a una de las más abiertas estructuras comerciales y de servicios del mundo.

En las reuniones como la de la semana pasada, México juega el papel de ser “padre del desarrollo de América Latina”, argumento muy atractivo para cualquier presidente mexicano.

Ahora analicemos la toma de decisiones pendientes en el escritorio del presidente Peña.

Visita de los Reyes de España… palomita.

Cumbre con Perú, Chile y Colombia… palomita.

Designación de embajador de México y Estados Unidos… pendiente.

¡Pendiente por 100 días! La tercera parte de este año la hemos pasado sin tener un representante diplomático ante la economía más grande del mundo y sin duda la de mayor influencia en nuestro desarrollo comercial.

Cuántos países de orbe se podrán dar ese lujo ante Washington.

La sola dilación de esta decisión ejecutiva nos describe frente a la Casa Blanca. Tal vez el silencio mexicano sea un “castigo” o un espacio de “dignidad” que no acuse la necesaria premura que amerita el caso.

¿Tendrá tiempo Peña Nieto para decidir a quién manda a nuestra embajada?

¿Será que está esperando un espacio requerido por el ungido presidencial?

¿Habrá aguardado el final de Anthony Wayne a su anunciado retiro?

Como quiera que se vea, resulta imprescindible el análisis. O es otra manifestación de la evidente incapacidad en el mando presidencial a una razón desde aquí incomprensible, o es una estrategia de carambola a tres bandas que merece explicación.

Lo cierto es que las “variables” externas a nuestro crecimiento, están determinadas por la íntima relación comercial, industrial, energética, social, política y estratégica con los Estados Unidos.

Qué bueno que vengan reyes y emires. Califatos, presidentes o emperadores. Qué bueno es abrir nuevos capítulos o reforzar viejas relaciones… Pero es imprescindible jerarquizar.

Si México deja espacios tan abiertos como este enorme paréntesis, mínimo expresar que a la vista de lo obvio resulta inexplicable.

A ver si esta semana o la que viene. O la siguiente. O en agosto. O cuando quiera los Pinos, se hace oficial el nombramiento de un nuevo embajador para el poderoso vecino y socio mayoritario. A ver si corremos con la suerte de que la vacante ya sea ocupada.

Mientras seguiremos con “encargados del despacho”, en un mensaje que se explica solo.

Y si acá no urge la designación, en Washington imaginamos menos. Después de todo, amor con amor se paga. La política espejo es común entre pueblos que miden sus fuerzas, en aparente juego de “vencidas” que no nos lleva a ningún lado.

Señor presidente Peña, que alguien se lo diga… pero si tiene razones de Estado que rebasen a lo común y sensato, le deseamos buen camino en el curso de su mandato.

Maneras de gobernar que se han vuelto inapelables y libres de toda crítica.

Esquema que a fuerza de repetirse, ya se ha hecho costumbre.

#UnidosPorLaVerdad
#revoluciondelintelecto

Related posts: