Noticias del Estado de Zacatecas, México|Jueves, febrero 27, 2020
Te encuentras en: Home » opinion » Gobierno truena como Ejote
  • Síguenos!

Gobierno truena como Ejote 

SALARIO

Por: Manuel Narváez Narváez

mnarvaez2008@hotmail.com
Twitter: @manuelnarvaez65

La economía mexicana está haciendo agua, es decir, se hunde el barco, o de plano y para ser más claros: nos está cargando la chi…..stosa.

La vendimia está del nabo, no hay visitas de turistas, los envíos de los paisas en gabacholandia anda bajones y no hay jale pa´ la raza que acaba de terminar sus estudios.

Medio mundo anda entretenido en su rollo, o sea, la mayoría de los compatriotas andan más preocupados por los gastos de inicio del ciclo escolar, que fijándose en lo que pasa con las arcas públicas, con el peculio, con la marmaja dizque de todos.

Como me la pongan, eso de que la educación es de a grapa porque la carta madre, (la Constitución General de la República,pa´ entonar con los letrados), no nos cuesta, es pura política ficción, parafraseando al carnalito Salinas de Gortari; ya que en realidad, la puritita verdad y nada más que la verdad, sí nos cuesta una feria, y muy buena.

Otra parte, unos cuantos, andan agarrados del chongo como siempre. La casta divina, la que parte el queso, y el pastel; esa que reparte los morlacos de nuestros impuestos, la que dice: lo tuyo es mío y lo mío, pos nomás mío; se entretienen cual comedia vulgar de emperador romano en decadencia, manoseando a la prostituta más barata de México: La Constitución.

Inmersos en interminables discusiones bizantinas, el Ejecutivo Federal (presidente Peña y su gabinete), el Congreso de la Unión (diputados federales y senadores) y gerentes partidistas (PRI, PAN y PRD. Los pequeños son apéndices), discuten y disputan entre las telarañas de las reformas, también conocidas como panaceas (medicamento para curar cualquier enfermedad, según el populacho diccionario Wikipedia), la rentabilidad, el provecho, sacarle jugo pues, con base en presiones y chantajes, ceder a los especuladores internacionales, a los iluminados magnates celestiales mexicanos y las deidades vivientes del sindicalismo azteca, la explotación (eterna) de los recursos naturales, financieros, y políticos de esta agachada nación.

Y los menos, muy pocos, están poniendo sobre aviso de lo que está sucediendo en México. La economía del país, el crecimiento económico, ese que genera las fuentes de empleos, está de la fregada. Contados son los medios informativos que están dando cuenta de la grave crisis económica en la que estamos cayendo. Sea por vergüenza o patriotismo tímido, son unos cuantos los que retratan la otra cara de la moneda. Los demás, casi todos, de cuatro patitas, mirada de tubo y replicando la verborrea del benefactor oficial.

El crecimiento económico de México, basado en el PIB (Producto Interno Bruto), que es la medida que nos dice si vivimos mejor o jodidos, cayó del raquítico 4% en el último año de Calderón, 2.09% promedio en su sexenio, a un miserable 1.8% en el primer semestre del año de la era Peñista; y bajando.

El espacio no me va alcanzar para desmenuzar toda una teoría económica, menos para explicar las bases de la economía mexa, y aclaro: no soy economista, pero sí puedo sintetizar en un pequeña numeralia, cómo andamos en restas.

Somos una nación de 115 millones de personas, generamos un PIB de casi 15 billones de pesos al año; la deuda pública alcanza los 6 billones de pesos, un 44% del PIB; el promedio de ingresos por persona es de unos 11 mil pesos mensuales; el presupuesto de egresos (gasto corriente, inversión pública en infraestructura, etc) es de poco más de 4 billones de pesos en 2013; el desempleo ronda el 5,07%; la inflación anda por el 3,50%; 57% de la población económicamente activa está en el comercio informal: Se requieren más de 1 300,000 empleos al año.

Sólo tenemos tres fuentes de ingresos fuertes; a través de Pemex, que vende unos 90 mil millones de dólares al año (el 35% del total de los ingresos del gobierno), de los cuales paga el 56% en impuestos ( la empresa que más paga en el planeta); la paraestatal debe poco más de 70 mil millones de dólares; tiene 120 mil empleados de lujo y 80 mil pensionados o jubilados, cuyas cuotas o impuestos de todos juntos, no alcancen para pagarle sus elevados ingresos, de hecho, en el presupuesto de egresos, los mexicanos les regalamos, como en el fobaproa, 35 mil millones de pesos anuales este año.

La segunda fuente de ingresos son las remesas, o envíos de dinero que hacen los connacionales desde Estados Unidos. Esta cifra ronda los 17 mil millones de dólares anuales; no aumenta desde hace años porque al norte de la frontera el desempleo anda por el 7,5%, y los primeros en quedarse sin trabajo son los mexas, o de ascendencia mexa.

La tercera fuente de ingresos es el turismo. Esta actividad económica deja al país poco más de 12 500 millones de dólares cada año. Está estancada, porque la violencia aquí, y las crisis económicas en otras latitudes, impide aumentar el número de visitantes extranjeros que apenas si llegan, desde hace mucho, a unos 28 millones. Poco más de la mitad de los que recibe España cada año.

Esto quiere decir que nuestra economía está petrolizada, y porque nuestros gobernantes, partidos políticos y legisladores han sido tan infames, ineptos y egoístas, que no han sabido sacarle provecho a nuestros bastos recursos naturales. Sin altura de miras, ni patriotismo, se han dedicado a malbaratar y sacarle provecho personal, a las concesiones que otorgan a particulares, nacionales o extranjeros, de nuestros litorales, mares, yacimientos de minerales, a la explotación de la clase trabajadora y a la laxitud de las leyes en materia financiera, mercantil y bursátil.

No es casualidad que grupos financieros como BBVA, cuyos propietarios son españoles, obtengan más del 30% de sus utilidades en México (poco más de 2 500 millones de dólares al año), de las que obtienen en todo el mundo. En su país, apenas si salen tablas porque están casi quebrados. En conjunto, todos los grupos financieros que operan México, se metieron a la bolsa, en seis meses, poco más de 50 mil millones de dólares, en contraste con la caída del PIB en nuestro país.

La caída del PIB en México equivale pues, a que a finales de este año apenas si se generen 350 empleos, si bien nos va. Esto quiere decir que al menos 950 mil compatriotas tendrán que ingeniárselas para buscar la forma de tener lana y poder llevar alimentos a su mesa, ya no digo, poder cubrir sus necesidades más elementales.

Para mí, parte de la solución es que los tres poderes reduzcan un tercio, por lo menos, sus escandalosos ingresos. Un plan de austeridad conlleva corresponsabilidad de todos los zánganos e inútiles que como sanguijuelas sangran las finanzas públicas. Que el ejecutivo federal se deje de mangonear los recursos y los ponga a circular. Que pague a los proveedores.

Algo más, es darle crank, o terminar por las buenas, con tanto roedor sindical que bastante ajuareados están. Y con todo respeto, mandar a chingar a su madre a esa minoría de especuladores de la Bolsa Mexicana de Valores, que ya estaránmegahinchados por tanta lana que nos han esquilmado.

P.D. Las reformas Energética, Hacendaria y Política, no van a resolver el problema de raíz; en todo caso, si es que la bola de sinvergüenzas que las discutirán y aprobarán, se tientan el alma, apenas sí rendirán frutos a partir de unos cinco o seis años.

Related posts: